LA EDUCACIÓN

Para responder a las necesidades vitales del niño se propone una pedagogía basada en el respeto al niño y a su desarrollo natural y en un trabajo de reflexión para acompañarlo en sus necesidades de desarrollo.

Educar al niño tiene por objetivo acompañarlo a través de las diferentes etapas de su desarrollo corporal, psicológico y cognitivo hacia su propia autonomía de forma que cuando sea adulto, sea capaz de tener iniciativa y de escoger libremente, de actuar de manera creativa en su entorno. Es por ello que el alumno es en todo momento el CENTRO del currículo.

“En la vida, más valioso que el saber es el camino

que se hace para adquirirlo.”

La primera escuela Waldorf nació en Alemania en 1919. Basó su método de enseñanza en las directrices trazadas por Rudolf Steiner (1.861-1.925), filósofo y profesor austríaco, que lo elaboró y formó con él a un grupo de maestros.

Esta escuela, que acogió a más de 700 niños, fue la pionera de un movimiento que se extendió por todo el mundo y que actualmente cuenta con más de 2.000 escuelas repartidas por unos 60 países de todos los continentes.

Estos centros engloban los ciclos de enseñanza: Jardín de Infancia, Primaria, Secundaria y Profesional. Esto supone que las escuelas Waldorf, integradas en el marco de “Escuelas Asociadas“ de la UNESCO, constituyen el movimiento escolar libre más importante del mundo.

La denominación de Escuelas libres, se refiere a que su misión fundamental es la de formar a los niños para la libertad. Los niños que acuden a las escuelas Waldorf reciben en ellas herramientas vitales para formarse como individuos respetables.

Rudolf Steiner, doctor en Filosofía y Letras, nació en 1861 en Kraljevec (Austria) y murió en 1925 en Dornach (Suiza). Cursó estudios de Ciencias Naturales, Matemáticas y Filosofía en Viena. Sus numerosas actividades culturales como escritor, redactor y docente, tanto en Viena, como Berlín y Weimar, donde editó la obra científica de Goethe, van reflejando el compromiso que él sentía, cada vez más, de elaborar, al comienzo del siglo XX, una “Ciencia Espiritual de orientación antroposófica“. Con la construcción del Goetheanum, Dornach (próxima a Basilea) se convierte en el centro de sus actividades.

La Antroposofía (viene del griego “antropos“, hombre y “sofia”, sabiduría), ofrece al hombre que se hace preguntas sobre sí mismo y su destino, una nueva imagen del mundo y del hombre, aplicando la rigurosa metodología científica al desarrollo de la ciencia espiritual.

Los resultados de la investigación espiritual de Rudolf Steiner se reflejan en la renovación de muchos sectores de nuestra vida como, por ejemplo: la pedagogía (Escuelas Waldorf), la medicina y pedagogía curativa, el arte (arquitectura, pintura, eurítmia y arte de la palabra), así como en la agricultura (método biológico dinámico) y el orden social (triformación del organismo social).

LA EDUCACIÓN

En estas edades tempranas, ¿qué necesita el bebe?

Necesita de un entorno seguro, un entorno en el que se sienta en confianza y en familia. Para ello integramos cuidados de calidad en el ritmo diario, tanto en el juego, en la higiene y en la alimentación, con distintas actividades como el masaje en el cambio de pañal o el hacer pan con alegría. Así diariamente trabajamos con amor en la creación de un apego seguro para que el niño viva en confianza y en seguridad y pueda desarrollar su autonomía. En este proceso no pueden faltar las normas y los limites que son parte de esa seguridad que necesita el niño.

En el aula maternal de Geroa Eskola tenemos muy en cuenta que el factor tiempo de cuidado extra-parental adquiere una relevancia muy grande a estas edades. Por esto hay una atención individualizada que refuerza su seguridad emocional interna, facilitando su desarrollo psicomotor, afectivo emocional y el desarrollo del lenguaje que son los tres ejes del desarrollo infantil: andar, hablar y pensar.

Creemos en una educación que ayude a la salud y al desarrollo equilibrado del niño, por eso le damos mucha importancia a acogerlo como en casa, cuidándolo y dándole en todo momento lo que necesita.

“… la primera ley de la niñez es que el cuerpo del niño pequeño en su totalidad es un órgano sensorio abierto a todo tipo de impresión. El niño es extremadamente sensible a su entorno inmediato. Una sonrisa, una expresión de amor, una palabra tierna (fuente todas ellas de calor y fuerza sin igual), los colores, las formas, el arreglo de las cosas, así como los pensamientos positivos de las personas en su entorno; todo moldea y forma al niño, de la misma manera que los hacen el nerviosismo, los actos insensatos y los arrebatos de mal genio. …”

Helmut von Kügelgen

En estas edades tempranas, ¿qué necesita el bebe?

El potencial de la acción resuelta del adulto tiene sus raíces en el primer septenio. Las semillas de las actividades infantiles alimentadas y guiadas con comprensión y amor fundamentan su capacidad de autodisciplina y su disposición para tomar la iniciativa en el futuro.

Todo lo que hacemos los adultos, especialmente cómo lo hacemos, actúa sobre las fuerzas de voluntad del niño, que responde a su entorno a través de la imitación. Durante la jornada escolar intentamos estimular la actividad interior y exterior del niño ofreciéndole:

  • Impresiones sensorias saludables 
  • Actividades saludables
  • Un saludable curso del día regulado por hábitos correctos

En la escuela infantil los niños aprenderán, además, a relacionarse con los demás, a convivir con otros niños y adultos, este aspecto social es de gran importancia en su proceso de desarrollo. En las aulas, como si de una gran familia se tratara, los niños tienen la oportunidad de tratarse con niños de diferentes edades, lo que enriquece las relaciones.

La esfera del sentir se desarrolla asimismo gracias a la forma artística del trabajo con los niños, el lenguaje, la música, las actividades plásticas, el modo en el que el ambiente que rodea al niño se cuida…

Los sentimientos y los valores juegan un papel muy importante en nuestra existencia. Queremos cultivar en los niños cualidades anímicas positivas como la autoestima, la cooperación, el respeto hacia los otros y hacia la naturaleza, la admiración, la reverencia, la compasión, la confianza, la capacidad de experimentar la belleza y la bondad… En el curso de la vida estos sentimientos se transforman construyendo la base de la capacidad de juicio.

La capacidad de pensar es la que nos permite relacionar, dar sentido y orden a lo que vivenciamos y a través de la cual nos sentimos integrados en el contexto del mundo. Hemos de tener en cuenta que la inteligencia no vive aislada en el cerebro del niño, sino que palpita en su voluntad, se desarrolla a través del hacer. Nuestro objetivo pedagógico en este caso es potenciar un pensar claro y preciso, por eso presentamos al niño actividades llenas de sentido que contengan secuencias fáciles de abarcar y una coherencia interna que una cada etapa conducente a la meta. El niño las imita primero y las comprende después, con lo que despertamos en él la comprensión a través del vivir y del hacer.

El juego libre desarrolla en el niño un pensamiento creador, le permite descubrir el mundo y las leyes de la naturaleza. Intentamos preservar la felicidad del niño al hacer descubrimientos en la actividad lúdica, cuando maneja y ensaya con los objetos, y también el estado de asombro previo al conocimiento, ya que ese asombro será el germen de las energías de conocimiento futuro.

El lenguaje es el instrumento del pensamiento, por eso utilizamos con los niños, a través del contacto personal directo, un lenguaje genuino (no infantilizado) bien articulado, rico y gramaticalmente diferenciado, siempre lleno de veracidad. La narración del cuento al final de la mañana constituye un momento privilegiado para este fin.

El pensar se relaciona también con la memoria. De los tres a los seis años el niño pasa de la memoria local a la memoria rítmica, y de ésta a la memoria temporal. Los ritmos diario, semanal, mensual y anual que trabajamos con los niños suponen una gran ayuda para esta evolución de la memoria, para ubicarse en la corriente temporal y comenzar su estructuración. También los cuentos, retahílas, rimas, canciones y trabalenguas suponen un aspecto importante en este desarrollo.

En Primaria el alma del niño comienza a desarrollar la imaginación, la capacidad creadora interna, propia, a través de la fantasía. El niño necesita sentir que el mundo es bello.

Si el mundo se le presenta como algo abstracto el entusiasmo no va a aparecer. Cualquier tema a tratar ha de presentarse de una manera viva e imaginativa para estimular la motivación y el interés.

La gran herramienta para ello es el desarrollo de lo artístico en todo el trabajo. Lo artístico debe prevalecer en cada momento y en cada tarea, no sólo en las asignaturas artísticas.

El fundamento de la enseñanza no son los libros de texto sino cuadernos que los mismos alumnos elaboran a partir del currículo homologado y adaptado al DCB de nuestra Comunidad Autónoma y enriquecido por la experiencia del profesorado.

Durante estos años, se imparten todos los conocimientos básicos sobre el lenguaje y las matemáticas, las ciencias sociales y naturales; la educación artística y la música; los idiomas y la educación ambiental. Pero asimismo se realizan todas las actividades que cultivan la imaginación y la creatividad práctica (recitado de poesía, dibujo, pintura, teatro, música, talla en madera, cobre, piedra).

En las Escuelas Waldorf, se incluyen en el programa, además de las materias intelectivas, las artísticas y las manuales tecnológicas, así como la educación física y los deportes, con el objeto de desarrollar armoniosamente las tres facultades del alma humana: el pensamiento, el sentimiento y la voluntad. Todas estas actividades reforzadas por la atención emocional y el afecto, se convierten en la fuerza motivadora del alumno. Pero también le enseñan a pensar y le auto capacitan para enfrentarse con objetividad a situaciones desconocidas cuando sea adulto. Pues sólo se puede conseguir un pensar vivo individual con la ayuda de un sentir artístico.

En esta época, los alumnos cumplen 13 años y se convierten en adolescentes. Dos gestos característicos definen esta fase de la vida: un principio exterior activo, y los indicios de un estado psicológico interior dinámico. La avidez de experimentar y conocer los fenómenos exteriores se mezcla con la naciente capacidad de reflexión y los primeros indicios de autorreflexión. En esa imagen de fuerzas emergentes comienzan a manifestarse más claramente los cambios físicos que establecen la capacidad e identidad sexual. Los cambios físicos tienden a adelantarse un poco al desarrollo psicológico. El sentimiento y el anhelo de independencia y soledad que se produce puede ir acompañado de una cierta ansiedad, sensibilidad emocional y vergüenza. Explosiones esporádicas de energía y avidez en expandir los horizontes exteriores pueden competir con periodos de pesadez letárgica e introspección contenida.

En general, hay diferencias significativas en la manera en que los niños y las niñas se enfrentan con los desafíos de su edad y los resuelven. Los temas del currículo, que reflejan la exploración exterior del mundo por parte del alumno y su viaje interior, incluyen: los viajes de exploración en la historia, concentración en el modo y el estilo en la lengua materna, las áreas de combustión y mecánica en química y física, y la salud, nutrición e higiene en el bloque de la clase principal.

Los niños han llegado ahora a un periodo crítico en su desarrollo que puede experimentarse negativamente como crisis y a menudo se describe de esta manera en muchas publicaciones sobre la pubertad. Sin embargo, es importante que los educadores traten ese desafío más como oportunidad que como crisis. Entre los 12 y los 14 años los alumnos realmente han establecido una nueva relación con el mundo. Físicamente experimentan un segundo cambio en su figura, a menudo creciendo mucho más, pero su “estructura interior” también cambia considerablemente. Hasta entonces el hábito y la educación habían regido su comportamiento más que sus propias elecciones e inclinaciones. Ahora, su vida anímica brota eruptivamente hacia el mundo que les rodea.

Hay que ofrecer a los adolescentes nuevas perspectivas, dirigiendo sobre todo su atención hacia el mundo. Hay que animar a los alumnos a tomar la iniciativa y a apreciar ideas de carácter abstracto y lógico. Hay que estimularlos a desafiar actitudes y suposiciones que antes habían aceptado por la autoridad y habría que mostrar cómo formular sus propios puntos de vista a la vez que aceptar el hecho de que los demás quizás ven el mundo de otra manera. Hay que apoyar el desarrollo saludable de la propia capacidad de juzgar las cosas individualmente e incentivarles para que vayan ejercitando gradualmente la responsabilidad social en el contexto de la comunidad de su clase. En esta edad es importante que los alumnos se experimenten a sí mismos como ciudadanos del mundo y como individuos que tienen responsabilidades sociales.

La pedagogía Waldorf, estimula el despertar de la conciencia individual y a la vez social de los alumnos, para que se puedan adaptar al orden social, pero sin perder su esencia como individuos libres.

TRIFORMACIÓN

El Hombre es un ser Triformado o Triarticulado. En la cabeza, en la cual se encuentra el Sistema Neurosensorial, se asienta la facultad anímica del Pensar.

En el tronco se hallan el corazón y los pulmones, ambos conforman el Sistema Rítmico, en el que se asienta la facultad anímica del Sentir. Y por último en el Sistema Metabólico y los Miembros (manos y pies) se asienta la facultad anímica de la Voluntad.

Una sana relación entre estas tres facultades de Pensar, Sentir y Voluntad dará como resultado un sano y equilibrado desarrollo en la evolución del niño.

Como el fundador de la Pedagogía Waldorf, el Dr. Rudolf Steiner hizo saber, esta imagen del “Hombre” si es trasladada a cualquier organismo social dará sus frutos y hará que dicho organismo funcione de modo armónico.

En nuestro caso el organismo que nos ocupa es la Escuela “Geroa Eskola – Escuela Libre”, organismo que ha sido diseñado en base a esta imagen del Hombre triformado, y por lo tanto también la organización de la Escuela es de carácter triformado.

TRATAMIENTO LINGÜÍSTICO

Se apuesta por una educación bilingüe, dándole a la palabra bilingüe su verdadero significado: se trabaja en euskera y en castellano, dos lenguas que tendrán como modelo a profesorado capacitado.

El desarrollo apropiado de la lengua materna es imprescindible para que el niño capte de verdad el valor de una lengua y posteriormente pueda aprender otras. Es por eso que el niño necesita libertad para expresarse en su idioma y desarrollarlo en todo su ser.

Todo esto implica que en el Jardín de Infancia a cada niño se le hablará en su lengua materna. Como el niño aprende con todo su ser, pronto será capaz de adquirir el otro idioma, por imitación y oído.

El niño, hasta los 9 años (2º ciclo de Educación Primaria) puede aprender un idioma y su estructura con todo su ser y sin necesidad de conceptos intelectuales, por eso la importancia de empezar con un tercer e incluso con un cuarto idioma antes de esa edad.

En Educación Primaria se tendrá en cuenta el nivel de cada alumno y a partir de ahí se irán desarrollando sus capacidades lingüísticas en ambos idiomas. Las diferentes asignaturas se impartirán en uno u otro idioma dependiendo de las circunstancias particulares de cada grupo, teniendo siempre en cuenta que el fin en este sentido es el dominio de ambas lenguas.